9 maneras de saber si tienes una gran idea de negocio

Uno de los mayores retos para cualquier persona que desee emprender, es determinar si su idea es suficientemente atractiva para que funcione y se convierta en un negocio rentable. Las primeras etapas de planificación son claves, no desestimes ninguna idea, pónlas sobre la mesa y reflexiona sobre tus habilidades y capacidades. También es importante pedir comentarios a la mayor cantidad de personas posible.

Además, existen herramientas valiosas para ayudarte a saber si tienes una idea comercial efectiva.

¿Resuelve un problema?

Las mejores ideas de negocio son aquellas que de alguna manera resuelven un problema o cubren una necesidad específica.

Si hay un problema o carencia que afecta a tu entorno inmediato, (familia, trabajo, amigos) hay muchas posibilidades de que afecte también a personas que no conoces.

¿La gente lo pagará?

Cuando una persona se interesa por pagar por un producto nuevo, este probablemente tendrá éxito, más aún si cubre una necesidad existente.

Al respecto existen algunas frases:

“Una idea es solo una idea hasta que tenga un cliente que paga”.

“Cualquiera puede desacreditar una idea simple, pero nadie puede desacreditar a los clientes que pagan”.

¿Cuál es tu precio?

Ya sea que tengas mucha competencia o que tú producto sea realmente innovador, determinar el precio y ser atractivo en este aspecto, es de vital importancia, allí radica la verdadera rentabilidad de tu idea, resolver un problema a bajo costo.

Debemos determinar no solo el valor que ofrece al mundo, sino también lo que la gente pagaría por tenerlo.

¿Existe un nicho de mercado considerable para ello?

Mientras más grande sea el mercado al cual planeas dirigirte, más difícil se vuelve lograr los objetivos. Trata de determinar un nicho específico de mercado y ofrece una respuesta novedosa a una necesidad o problema conocido.

¿Cómo escoger el mercado? Hay señales que determinan si es el correcto:

  • La cantidad de inversiones que se han hecho en ese mercado.
  • Lo que la gente escribe en redes y habla en la calle sobre este mercado.

¿Eres lo suficientemente apasionado?

Asegúrate de que tu idea realmente te guste, porque deberás invertir mucho tiempo y esfuerzo en desarrollarla. Debes sentirte cómodo y muy interesado en todos los aspectos del proyecto, porque además esa pasión te traerá buenos resultados si se acompaña de estudio y estrategia.

¿Has probado tu idea?

Para saber si tu idea de producto o servicio innovador es viable, se recomienda que lo pruebes con amigos, conocidos y familiares. Pídeles que sean sinceros y empiecen a reunir respuestas reales en torno a tu idea.

Si en sus respuestas no los ves entusiasmados, probablemente no sea una idea tan buena como pensabas y sea hora de evaluar otras.

¿Estás abierto a consejos?

Estar dispuesto a cambiar o adaptar la idea de negocio porque es necesario te permitirá salvar tu emprendimiento.

Si no estás abierto a críticas y sugerencias puede que no estés apto para este compromiso.

Si no estás abierto a cambiar o adaptar tu idea para que se ajuste a lo que quieren tus clientes, puede que no valga la pena seguir con tu idea de negocio.

La mayoría de las ideas requieren algunos ajustes para llegar al mercado. Ser flexible te dará oportunidades.

¿Cómo vas a comercializar tu negocio?

Resolver las inquietudes alrededor de la idea principal, es primordial pero también lo es pensar cómo llegar a tu target y hacer que compren. Tu estrategia de marketing puede determinar si tu idea de negocio es buena.

¿Estás siendo realista sobre tus objetivos?

Siente entusiasmo y defienda tu idea, pero también se realista, plantéate objetivos viables, recuerda que apenas está empezando.

Toda nueva iniciativa debe poseer un mercado viable para venderla. Ahora, no teóricamente o bajo la premisa de que hay un futuro para este mercado, porque todos los días surgen nuevas ideas.

Natalia Benítez