Conoce estas 3 técnicas de gestión inteligente para líderes

El liderazgo siempre se ha basado en motivar e inspirar a un grupo de personas en busca de un fin común. A pesar de que los líderes a través de la historia han actuado bajo esta premisa, los métodos y acciones que se utilizaban han tenido grandes modificaciones con el paso de los años.

Las cambiantes reglas sociales y la metodología que se usa en cada empresa, han demostrado que las estrategias que se solían utilizar, ya no son tan vigentes como parecen. Si eres nuevo en esto de liderar o buscas mostrarle un enfoque nuevo a tu grupo de trabajo, entonces estas técnicas que hemos compilado son perfectas para ti.

Conviértete en entrenador

Usualmente, dentro de una compañía, los líderes o jefes son quienes tienen el poder de decisión y quienes tienen la última palabra, independiente de las mociones del equipo de trabajo. Sin embargo, a través de las últimas décadas, los líderes han dejado de ser catalogados como “expertos” debido al cargo que ocupan.

Hoy en día, los líderes toman el papel de entrenadores y se avocan más por ser mediadores dentro de su grupo de trabajo, reuniendo talento y experiencia de sus homólogos. El liderazgo moderno no solo se trata de inspirar, sino de crear el ambiente idóneo para la transformación, la creatividad y la originalidad, dejando atrás aquellos modelos obsoletos de una sola figura autoritaria.

Según los expertos, esos días ya han terminado y los líderes actuales tienen que adecuarse a la nueva forma de trabajo que representan los millennials y la generación Z, quienes conciben en su cabeza un entorno laboral muy distinto, arraigado en los valores sociales y la participación que puedan tener dentro de cada proyecto.

Debido a estos cambios en la forma de administrar, los líderes no solo deben tener una mentalidad colaborativa, sino que también deben prestarse a ceder el poder en determinados momentos en pro del desarrollo de la compañía. Además de crear prácticas de toma de decisiones más incluyentes según quien esté interesado.

Conocer las cualidades de los miembros del equipo

Generalmente, cuando se describe un líder se usan palabras como conciencia, amabilidad y carisma, que desde años atrás se han asociado a estos personajes. Sin embargo, según la opinión de algunos expertos, un verdadero liderazgo depende de cuán bien puede adaptarse un líder a las necesidades y exigencias de su equipo de trabajo, específicamente cuando se habla de su percepción sobre el poder.

Según las investigaciones, los integrantes del equipo que piensan que deben doblegarse ante la autoridad del líder tendrán una mejor respuesta ante los líderes más dominantes que son menos agradables y más extrovertidos; por su parte, los equipos que se inclinan por el poder tendrán una respuesta más positiva hacia aquellos líderes, cuyo carácter es igualitario y no son tan extrovertidos, pero tienen un alto nivel de conciencia colectiva.

Este estudio también señaló que los líderes tienen la capacidad de construir un equipo de trabajo más sólido, si adaptan su forma de actuar para integrar las diferencias de poder de los integrantes de su equipo. Para explicarlo de otra forma, cuando los líderes extrovertidos o con un nivel de conciencia alto, trabajan con equipos de poder de distancia baja, tienen que impedir tomar el control absoluto e integrar al equipo en las decisiones que se vayan a tomar. Lo mismo sucede con aquellos líderes que son más agradables y se encuentran en los equipo de poder de distancia alta, estos deben evitar ser percibidos como frágiles o improductivos.

Desde un punto de visto más amplio, es ideal desarrollar buenas relaciones con los integrantes del equipo y personalizar sus exigencias o enfoque, según la personalidad de cada uno. De esta forma, podrás conocerlo a fondo y ponerte en sus zapatos tantas veces como sea necesario para comprender su perspectiva.

Sé auténtico

Anteriormente, los jefes eran vistos como figuras inalcanzables que permanecían aislados en sus oficinas. En la actualidad, los líderes deben tener un enfoque más humano en las relaciones laborales, pues sus subordinados buscan encontrar en el líder, una persona auténtica, accesible y con buen carácter para que los guíe.

Si buscas alejarte de los parámetros convencionales y construir relaciones basadas en la confianza y la autenticidad, entonces los siguientes aspectos pueden marcar una gran diferencia:

  • Sé consistente con tus acciones. De acuerdo a la actitud anterior, los empleados pueden hacerse una idea (a veces errónea) de cómo actuarás en determinadas circunstancias.
  • Sé transparente. Al momento de liderar un equipo, sus integrantes agradecerán y retribuirán de buena forma, saber el porqué de las acciones que tomas.
  • Formación demostrable. El equipo va a confiar en la educación y la capacitación que ha obtenido a través de los años.
  • Objetivos compartidos. Los integrantes de su equipo están confiando en los valores de la empresa y la mejor manera de compensarlos, es manteniendo clara su visión y misión en todo momento.

El último punto en particular es muy importante, pues como líder siempre debes tener claros tus objetivos y como se integran con los de la empresa. Partiendo de allí, es cuando debes pedirle a tus empleados que alineen sus objetivos con los tuyos y los de la empresa para un mejor desempeño global.

Otra forma de ganarse la confianza dentro de su equipo de trabajo es mediante las redes sociales. Y aunque no es un factor indispensable, es una excelente opción para cambiar la forma en la que te perciben los empleados. Pueden conocerte más allá de los aspectos que conocen dentro de ti en la oficina e identificarse contigo en otros niveles profesionales, como tus metas y propósito de vida.

No solo representa una oportunidad para compartir tus conocimientos y experticia, sino que es una forma novedosa de estrechar los lazos con los empleados. Y por último, lo importante es siempre ser coherente y mantener alineados los pensamientos y opiniones que compartes en las redes sociales, con la persona que eres a puerta cerrada en la oficina.

Natalia Benítez