¿Cuánto cuesta ser autónomo en España?

Mucho se habla del emprendimiento y de «ser tu propio jefe», pero poco de los costes que esto supone en países de alta presión fiscal como es España. Para remediarlo, en el contenido de hoy vamos a hablar de estos costes de forma clara y detallada, para que puedas saber de antemano dónde te metes.

¿Qué es ser autónomo en España?

La figura del autónomo en España es similar a la del «sole trader» o «self-employee» en otros países. Se trata de una persona que trabaja a cuenta propia para distintos clientes, de forma continuada, pero sin constituir una sociedad. La particularidad es que él/ella misma es la empresa, y responde con todo su patrimonio.

Sin embargo, en España existe también la figura del «autónomo societario», que son personas que, a pesar de ser socios de una sociedad, por el hecho de poseer más de cierto porcentaje de ésta y/o ser administradores de la misma, deben a su vez ser también autónomos. Este tipo de autónomo es más caro que el «normal».

En este artículo vamos a centrarnos especialmente en aquellos autónomos que emprenden a cuenta propia sin abrir una sociedad, aunque muchos de los trámites son similares para los autónomos societarios (pese a que pagan una cuota mayor, y no pueden acogerse a las bonificaciones, por ejemplo)

Costes de ser autónomo

Ser autónomo en un país como España conlleva una serie de gastos, algunos basados en lo que ganas, y otros que hay que pagar «ganes o no», y es donde radica muchas veces el problema. Vamos a ir explicando cada cosa paso a paso para que lo entiendas mejor.

La cuota de autónomo

La principal característica que diferencia el hecho de ser autónomo en España a serlo en otros países es «la cuota de autónomo». Consiste en un pago fijo y mensual que debes desembolsar de manera puntual al Estado, incluso si no has facturado nada ese mes.

En la mayoría de países europeos no existe una cuota que haya que pagar «porque si», se gane o no dinero. Lo vamos a ver con detalle en un momento, pero el modelo predominante es el de pagar en función de lo que se gana. En España no, y a lo largo de este contenido verás por qué.

Solamente para hacer una comparativa rápida, y entender por qué España es el país europeo donde más caro sale ser autónomo, especialmente si ganas poco, vamos a enumerar por encima las condiciones en otros países europeos y del entorno, antes de ver en detalle cuánto cuesta exactamente en España:

  • Reino Unido: Si cobras menos de 600€ tu cuota es de 14€, ya que va en función de lo que cobras. El máximo es el tramo de más de 6000€, que se queda en unos 58€ mensuales.
  • Países Bajos: Pagas 50€ al año, pero debes contar con tu propio seguro médico de forma obligatoria, que puede rondar en unos 100€ mensuales.
  • Irlanda: No existe cuota de autónomo.
  • Alemania: Solamente empiezas a pagar cuando ganas más de 1700€ mensuales, y en ese caso la cuota es de 140€. Sin embargo, tanto el seguro médico como el plan de pensiones son privados y debes contratarlos por tu cuenta.
  • Portugal: No existe cuota de autónomo.
  • Dinamarca: Lo que se paga es un porcentaje de las ganancias al final del año.
  • Italia: Solamente se paga un porcentaje de las ganancias.
  • Francia: El primer año no pagas nada, a partir del segundo año va en función de las ganancias y la profesión.
  • Austria: No existe cuota de autónomo, pero debes tener seguro médico.
  • Bélgica: Pese a ser un país con una burocracia algo enrevesada, no existe cuota de autónomo.
  • Chipre: Se paga en función de las ganancias.
  • Croacia: Los autónomos pagan 500€ al darse de alta, y ya está.
  • Eslovaquia: Aqui darse de alta cuesta 50€, y tampoco hay cuota después.
  • Eslovenia: Porcentaje variable en función de los ingresos.
  • Grecia: 50€ mensuales de cuota.
  • Luxemburgo: No hay cuotas
  • Malta: No hay cuotas
  • República Checa: 40€ para darse de alta y ya está.
  • Rumanía: cuota de alta de 100€.
  • Suecia: No hay cuotas.
  • Letonia: No hay cuotas.
  • Lituania: No hay cuotas.
  • Polonia: 200€ mensuales.
  • Estonia: 100€ de alta y ya.

En los países de la lista donde no hay cuotas si es cierto que se paga un porcentaje de las ganancias en otros conceptos a Hacienda, pero verás en este artículo que en España también. No obstante, vamos a seguir solamente con la cuota de autónomos, ese concepto que se paga «ganes o no» ¿A cuánto asciende en España?

Cantidad y prestaciones de la cuota de autónomo en España

En España no hay una cantidad exacta de cuota de autónomos, ya que se paga cada mes en torno al 29 % de la base de cotización que se haya elegido. Teniendo en cuenta que más del 80 % de los autónomos escoge la base mínima de cotización, que son 944 euros al mes para los inscritos en el RETA, la cuota de autónomo en 2020 ascendió a un mínimo 286,15 euros mensuales. La más alta de Europa.

Este valor no ha parado de crecer en la última década, y el Gobierno de España ya en 2021, en plena pandemia, ha anunciado nuevas subidas. Puedes verlo mejor en el siguiente gráfico:

La cuota no es la misma para todos

Debes tener en cuenta que la cantidad que hemos visto no se aplica a todos los autónomos. Más allá de que es la cantidad MÍNIMA (se puede cotizar por una base más alta), hay alunos supuestos donde la cuota es mayor:

  • Autónomos societarios, con un mínimo de 364,23 euros al mes.
  • Si contratas empleados, tu cuota pasa a ser de 364,22 euros mensuales. Fomentando la contratación.
  • Si tienes más de 48 años (un grupo de población con bastante paro en España), tu base de cotización sube a entre 1.018,50 y 2.077,80 euros, por lo que la cuota también, saca cuentas (305,55€/mes). Solamente puedes bajarla a 944,40 euros si eres viudo/a y te tienes que poner al frente del negocio familiar como titular tras el fallecimiento de tu cónyuge.

La bonificación de la cuota de autónomos

Existe algo llamado «tarifa plana» que es un reducción de la cuota de autónomo los primeros meses de actividad. En 2018 esta reducción implicaba pagar solamente 50€ los primeros 6 meses (luego se amplió al primer año), que viene a ser más de lo que pagaría un autónomo en Reino Unido ue cobra más de 6000€ mensuales.

Sin embargo, ahora es mayor, ya que lo han subido a 60€ mensuales. Esto para autónomos que no lo hayan sido los últimos 5 años, y no sean societarios, tengan empleados y/o más de 48 años.

Autónomos personas físicas (general)Autónomos societariosAutónomos con empleadosAutónomos mayores (+48 años)Autónomos nuevos (con tarifa plana)
Base de cotización mínima944,40€/mes1.214,10€/mes1.214.08€/mes1.018,50€/mes
Cuota mínima283,30€/mes364,23€/mes364,22€/mes305,55€/mes60€/mes

Recargos y embargos por no pagar a tiempo

Pero ¿Qué pasa si tienes un mes malo, o no te pagan los clientes a tiempo, y no puedes tener saldo en tu cuenta bancaria para la domiciliación de la cuota? ¡Recargos!

Incluso si pagas una cantidad reducida gracias a una bonificación (hablamos de ellas enseguida), la cantidad recargada superará a la que tendrías que pagar sin bonificaciones.

Y, de no pagar dicha cantidad, pasado el tiempo la administración pasará a embargarte saldos en cuentas bancarias y propiedades para cubrir la deuda. Poca broma.

¿Qué se obtiene a cambio de esta cuota tan alta?

La cantidad de cuota de autónomo que se paga (recuerda que más del 80% de lo autónomos cotiza por la mínima) condiciona las prestaciones a percibir en caso de desempleo, baja por accidente, baja laboral por enfermedad o la cuantía de la pensión de jubilación.

Pero, como una imagen vale más que mil palabras, déjame compartirte un gráfico que compara la pensión del Estado que recibe un trabajador por cuenta ajena en España, y la que recibe un autónomo:

Es cosa de cada uno ver si compensa o no. Igualmente se trata de una cuota obligatoria, así que «dura lex, sed lex». En España muchas personas optan por pagar un seguro médico privado y planes de pensiones privados, a pesar de pagar obligatoriamente al Estado por esas prestaciones. ¿A qué puede deberse?

Las consecuencias de una cuota de autónomos tan alta

Una de las principales barreras psicológicas a la hora de ser autónomo en España es la cuota. Ese es uno de los factores por los que existe una tasa de paro tan alta en España. Puedes ver la evolución (que cuanto más sube la cuota de autónomo, más sube el paro) en el siguiente gráfico:

Esto supone menos emprendimiento, lo que genera menos empleo y agrava más el desempleo, al haber menos empresas que contraten empleados. Un tejido empresarial menos desarrollado implica también precios más altos, al existir menos competencia.

Vemos también menos innovación, ya que una menor cantidad de competencia no incentiva el I+D para destacar y mejorar. Sin embargo, una de las consecuencias más graves es que para un autónomo en España el coste de cualquier producto o servicio ya es 300€ más caro que en otra parte del mundo, volviendo la oferta española menos competitiva.

Las «Trimestrales»

Se conoce como «trimestrales» a una serie de impuestos que se deben declarar de forma trimestral mediante modelos como el 300 y el 301. Vamos a desglosar lo que es cada cosa a continuación.

IRPF

Se trata del Impuesto sobre la Resta de las Personas Físicas, modelos 300 o 301, y consiste en un porcentaje sobre las ganancias que debe pagarse trimestralmente. Hay dos formas de hacerlo:

  • Estimación directa: Directamente un porcentaje de las ganancias en base a tu contabilidad.
  • Módulos: Que se basa en unas tablas que crea la Agencia Tributaria, por ejemplo para un bar en función de los metros cuadrados y el número de mesas, le toca pagar una cantidad, con independencia de lo que facture, en caso de elegir este método.

Además, el IRPF deberá volver a declararse anualmente, en otro formulario, y puede salir «a devolver» en función de las cantidades pagadas cada trimestre y los ingresos anuales.

Cabe destacar que si un autónomo en España factura a una sociedad, no cobra la totalidad de la factura, ya que debe aplicarse una retención de un determinado porcentaje en la factura que la sociedad «cliente» debe aportar directamente a la Agencia Tributaria (Hacienda) y el/la autónomo/a declarar en su IRPF.

IVA / IGIC

Tanto el IVA como el IGIC son impuestos sobre el valor añadido, el IVA en la península y el IGIC en Canarias. Se incluyen en las facturas, hay distintos porcentajes según el tipo de productos, y se declara (y paga) trimestralmente también.

Si el autónomo es peninsular, deberá declararlo a la agencia tributaria. En cambio, si su domicilio fiscal está en las Islas Canarias, lo paga al Gobierno de Canarias.

Es algo demasiado complejo para tocarlo muy a fondo en este contenido, ya que depende de distintos factores.

Otros impuestos y gastos

Aparte de todo lo anterior, y por si fuese poco, los autónomos deberán enfrentarse a otros costes administrativos dependiendo de su actividad, como licencias municipales para abrir un local cara al público, registros sanitarios si trabajan con alimentos, impuestos sobre el rodaje de vehículos… etc.

Y, una vez pagados todos y cada uno de los impuestos, habrá que hacer frente a los gastos de la actividad, como mercancía, materiales, maquinaria desplazamientos, publicidad… etc.

El porqué hay tantas gestorías, asesorías y consultorías en España

Llegados a este punto, probablemente te está dando vueltas la cabeza con tantos impuestos y trámites. Lo cierto es que solamente hemos arañado la superficie, porque en cuanto empiezas a adentrarte en un caso concreto (de repente, algo que parece tan normal como abrir un bar) las montañas de documentos con tasas, permisos y regulaciones son espectaculares.

Es por eso que la mayor parte de las empresas en España, y por supuesto los autónomos, acuden a empresas como Edvendure – Consultoria Financiera para que les asesores y les lleven todos los trámites como las declaraciones de impuestos, la contabilidad, tramitaciones de documentos, nóminas etc.

De esta forma puedes centrarte en lo que realmente importa, tu negocio, y dedicar tu tiempo en hacer tu trabajo, atender a tus clientes, y salir adelante. Además, te aseguras de que las cosas están hechas bien, y no te llegan multas o sanciones por dejar de presentar algo, o hacerlo mal.

Conclusión

España es un país de alta presión fiscal donde emprender se vuelve complejo debido a los altos impuestos y gran cantidad de regulaciones. Si te das de alta como autónomo/a deberás hacer frente a gastos fijos ganes dinero o no con tu actividad, y si ganas algo deberás pagar todavía más.

Es por ello que para tener éxito debes centrarte en tu actividad, y dejar la burocracia en manos de una consultoría que se ocupe de todo eso por ti.

Si has encontrado útil este contenido, no dudes en compartirlo en tus redes sociales para que también ayude a otras personas ¡Hasta pronto!

Deja un comentario