Venta al por mayor – una oportunidad de ganar dinero haciendo arbitraje [GUÍA COMPLETA]

Si has llegado hasta aquí, probablemente te interesa hacer arbitraje con productos de venta al por mayor. Estás en el sitio adecuado, porque en el contenido de hoy te traemos una guía paso a paso acerca de cómo hacerlo.

¿Qué es el «arbitraje»?

El arbitraje es un forma popular de tener tu propio negocio aprovechando las diferencias de precio entre dos mercados distintos. Esto funciona comprando «barato» en un lugar y vendiendo «caro» en otro lugar. De esa manera, la diferencia de precio entre la compra y la venta es tu ganancia.

¿Por qué esta diferencia de precio?

Generalmente hay circunstancias (luego vemos algunos ejemplos en profundidad) en los que el precio de venta es más bajo. Quizás se trata de un mercado con mucha oferta, como podría ser China, o puede ser que estés tratando directamente con el fabricante o un mayorista, y te deja precio al por mayor, o simplemente son productos que se están liquidando por algo.

Vamos a ver a continuación dos casos interesantes que quizás puedes aprovechar:

Productos de temporada

Una de las formas populares de arbitraje es comprar el producto a buen precio y llevarlo a un mercado donde hay mucha demanda de ese producto, pero quizás menos oferta. Haciendo esto puedes ganar bastante más de lo que te costó. A veces, cuando son productos de temporada, te interesa comprar fuera de época y retener la mercancía hasta el momento adecuado.

Por ejemplo, los productos de verano se consumen en verano, pero en invierno son mucho más baratos. Los bañadores, por ejemplo. Sin embargo, mientras en el hemisferio norte es invierno y los bañadores se venden baratos, en el hemisferio sur es verano, y sí compras en un hemisferio y lo vendes en el otro, ya tienes una diferencia de precio importante con la que ganar.

Hacer esto, incluso después de descontar costes de transporte, aduanas, impuestos y otros gastos de gestión, muchas veces es rentable. Habría que estudiar cada caso para ver si realmente lo es.

Cambios de divisa

En otras ocasiones, puedes tener una moneda «fuerte» como el euro, la libra esterlina o el dólar estadounidense, y comprar en países de monedas mucho más débiles. Al cambio, muchas veces (no siempre) vas a poder comprar ciertos productos a un precio que, convertido a tu divisa, te da un margen suficiente para que te compensen las ganancias.

El problema viene en mercados «fuertes» donde te pueden pedir certificados CE, como en el caso de la Unión Europea, o directamente no dejarte vender productos de ciertos tipos de fuera de su mercado, como intentar meter productos de alimentación en la Unión Europea o en Estados Unidos sin las obligatorias inspecciones y regulaciones.

Tienes que estudiar bien los requisitos antes de hacer este tipo de cosas. No te interesa comprar una gran cantidad de mercancía y que te la retengan en la aduana con cualquier problema. Estudia este bien antes de hacer cualquier inversión.

¿De dónde sacar productos para arbitraje?

La teoría está muy bien, pero, de forma práctica ¿Cómo puedes empezar a comprar este tipo de productos, y comenzar en el negocio del arbitraje de manera práctica? Vamos a entrar en materia:

Directamente de fábrica

La opción que más vas a ver por Internet es comprar directamente de fábrica. Al no tener intermediarios, tú te conviertes en ese intermediario y todo el margen de beneficio de la cadena de suministros es para ti. ¿Cierto? Visto así es lógico, pero tiene varios problemas:

Generalmente las fábricas te van a vender en determinadas condiciones. Por ejemplo, te van a pedir una cantidad mínima de mercancía para venderte. Esta cantidad puede ser desde 100 unidades hasta mínimo un contenedor marítimo. Esto significa que te van a obligar a hacer una inversión grande de entrada, y esto puede ser una barrera importante.

Por otro lado, otras fábricas te van a pedir ser distribuidor, y tendrás que firmar un contrato en el que te comprometes a comprar cierta cantidad de mercancía al año. Esta cantidad puede ser superior a la que puedes dar salida, lo cual es un problema.

Por último, darás con fábricas que tengan distribuidores exclusivos por zonas y no quieran venderte, o fábricas que te pidan algún tipo de «canon» de entrada para vender su marca directamente con ellos. En ese sentido, aunque suena muy bien, no siempre es lo mejor comprar directamente de fábrica.

¿Hay alternativa? La hay, y vamos a verla a continuación.

Una mejor opción: liquidaciones de stock

Existen portales de venta al por mayor donde puedes encontrar productos en lo que se conoce como «liquidación de stock». Generalmente se venden por lotes que no suelen ser muy grandes, y a un precio bastante por debajo del de mercado.

¿Por qué las empresas liquidan mercancía?

Para desarrollar esta vía de negocio debes entender las posibles razones por las que una empresa puede querer liquidar stock. De esa manera, podrás detectar las buenas oportunidades, o podrás saber explotarlas mejor. A continuación te vamos a dejar algunos casos:

Almacenes llenos

Los almacenes de las empresas distribuidoras y mayoristas tienen el tamaño que tienen. Y su modelo de negocio les implica estar metiendo mercancía continuamente. ¿Qué pasa cuando tienen productos que su cadena de distribución no demanda tanto, o no le da la suficiente salida? Que se quedan ocupando espacio del almacén.

Por ejemplo, los bañadores de los que hablábamos antes, en invierno. Una empresa mayorista/distribuidora típica no se puede permitir tener el almacén lleno de bañadores mientras lo que le demandan son abrigos, porque le supone un coste de oportunidad inmenso.

Esos productos, para la empresa mayorista, son una pérdida de espacio donde podría haber productos más rentables en ese momento, y es «capital congelado», porque el valor de eso productos no se puede convertir en liquidez con la que comprar otras mercancías que si tienen demanda.

Es un problema, ya que tienen que cubrir gastos de almacén, personal y satisfacer la demanda de otros productos a través de sus canales de distribución establecidos. ¿Cómo lo resuelven entonces? Liquidando la mercancía a un precio mucho más bajo para que se lo quiten de encima rápido. Eso les libera el espacio y les devuelve parte de la liquidez que invertir en productos más rentables para ellos en ese momento.

Empresas en quiebra

Otro escenario típico es el de empresas que tienen un gran stock de mercancía, pero no supieron darle salida de la forma adecuada y acabaron cerrando.

Es común entonces que ese tipo de empresas liquide la mercancía «por fin de actividad» a un precio bajo que les permita vaciar el espacio (por ejemplo, un local de alquiler que tienen que devolver) y recuperar parte de la inversión.

Productos no rentables

Por último, no todo el monte es orégano, y hay productos que se liquidan simplemente porque no hay forma de venderlos de otra manera, ya sea porque están obsoletos, pasados de moda, defectuosos etc. Ahí es donde la experiencia y el buen análisis te van a permitir evitar invertir en un pufo.

¿Qué productos puede salir más rentable vender?

Siempre lo mejor va a ser centrarte en un nicho de mercado que veas que tiene demanda y que puedas controlar. Por ejemplo, si vendes ropa para «ancianitas octogenarias de estilo conservador en Italia», vas a conocer los gustos de tu público objetivo y el precio «normal» de venta de esos productos.

De esa manera, cuando veas una liquidación de ropa al por mayor, vas a poder saber inmediatamente si es el estilo que le gusta a tus ancianitas octogenarias, y si el precio al que venden cada prenda del lote te da mayor o menor margen. Esa es la ventaja de centrarte en algo concreto.

Los productos que debes comprar son aquellos que en calidad-precio te dejen un margen adecuado que, tras envío, impuestos, costes de almacenaje etc. te sigan dando ganancias satisfactorias, y que veas que puedes darle salida a esa mercancía en la cantidad en que la estás comprando.

La alternativa a trabajar con nichos específicos es que vayas viendo «oportunidades» y las evalúes, pero de eso hablamos un poco más abajo. Es una estrategia que también es válida, pero que se trabaja diferente.

¿Dónde vender los productos que arbitras?

Comprar productos en liquidación como juguetes al por mayor está muy bien, pero si no sabes dónde venderlos, no habrá acuerdo (por bueno que sea) que te salga rentable. Es por ello que en este apartado vamos a darte algunas ideas sobre en qué lugares dar salida a esta mercancía que vas a arbitrar.

Venta local

Muchas personas emprendedoras compran productos de liquidación para vender en tiendas físicas propias o simplemente en su mercado local, por ejemplo a través de apps de venta de segunda mano.

Si vives en un lugar donde ciertos productos son caros, y logras comprar y traer esa mercancía desde un lugar donde es muy barato conseguirla, ya tienes el negocio hecho. Es común este modelo de negocio en pueblos algo aislados donde no hay grandes tiendas, o en países en vía de desarrollo, donde no hay mucha competencia para ciertos productos.

También hay quien compra este tipo de mercancía y la comercializa en procesos de venta ambulante como mercadillos y rastros. Mucha de la mercancía que ves en esos lugares viene de este tipo de liquidaciones de las que hablamos en este artículo.

Venta online

Otra posibilidad es hacerte con un lote de mercancía y venderla por Internet. Esto puede ser a nivel local, como ya hablamos en el apartado anterior, o de manera internacional. Para ello, lo más común es utilizar una tienda online, que puedes a su vez integrar con redes sociales.

El hecho de tener tu propia tienda/web, te implica atraer clientes a esa tienda, es decir, meter tráfico para que la gente vea tu producto y lo compre. Existen distintas formas de hacer esto, pero eso ya sería tema de un artículo más específico sobre tiendas online.

Marketplaces establecidos

Sin embargo, si eso de atraer a las mariposas a tu jardín no va contigo, siempre puedes ir a donde están las mariposas. Muchas personas viven de comprar productos a buen precio en cantidad, por ejemplo productos de bazar al por mayor, y anunciarlos en grandes marketplaces a un precio individual más alto.

Una vez hecho esto, es simplemente despachar la mercancía según van entrando pedidos. Claro, entrarán pedidos si ese producto tiene demanda en ese marketplace y puede competir en características, precio etc. con la competencia que ya está vendiendo ahí.

FBA y fulfillment: vender en piloto automático mientras duermes

¿Quieres darle una vuelta de tuerca más? Puedes desarrollar esta estrategia en piloto automático, en el país que quieras y mientras duermes. Simplemente debes contratar un servicio de fulfillment o FBA en el país en que te interesa vender tu mercancía, enviar la mercancía a ese almacén, y dejar que la empresa te tramite los pedidos.

Un fulfillment es un servicio mendiante el que una empresa de logística te «alquila» un trozo de su almacén (por metros cuadrados o cúbicos que ocupa tu mercancía) y, cuando te llega un pedido, ellos se encargan de empaquetarlo y enviarlo en tu nombre al cliente.

Es una ventaja respecto a tener un almacén propio, porque solamente pagas en función de lo que usas. Puedes ir detectando oportunidades, comprando los productos y enviándolos a tu almacén subcontratado, y cuando este producto se venda a través de uno de tus canales de venta, el pedido se tramita automáticamente.

¿Cómo detectar oportunidades de mercado?

Bien, llegados a este apartado, probablemente ya tienes una idea de dónde conseguir productos y dónde venderlos. Si no vas a trabajar con un nicho específico, como te recomendábamos más arriba, debes siempre hacer un estudio de viabilidad para cada «oportunidad» que encuentres en cuanto a liquidaciones de stock.

Es decir, tienes que ver de antemano dónde lo vas a revender, a que precio lo puedes poner, qué costes vas a tener para vender ahí (envío, almacenaje, costes de mantenimiento de la plataforma, impuestos, aduanas…) y restar los costes y el precio al que te dan la mercancía para ver si le sacas suficiente ganancia o no.

De esa manera nunca perderás dinero ni te quedarás con mercancía que no puedes vender. Otro consejo es no comprar productos que no entiendas. Si no entiendes de repuestos de la industria vinícola, igual no deberías comprar ese lote, ya que igual el producto que compras no tiene salida.

Conclusión

En este amplio contenido que supera las 2150 palabras te hemos hablado de la oportunidad de negocio del arbitraje de productos. Hemos hablado de en qué consiste esta estrategia de negocio, por qué existe esta oportunidad, de dónde sacar tus productos para hacer arbitraje y cómo venderlos.

Esperamos que hayas encontrado interesante este contenido, si ha sido así compártelo en tus redes sociales para que también sirva a más personas. También puedes dejar tus dudas o aportaciones en los comentarios. ¡Hasta pronto!

Deja un comentario